martes, 11 de octubre de 2016

No podrás sacártelo de la cabeza


Hace unos años en el mercado chileno apareció uno de mis postres favoritos, quizás no soy la única fan presente, hablo del “delicioso manjarete” un mouse de manjar con un centro y cobertura de chocolate, quizás a muchos les antojo comerlo ahora mismo al igual que yo. El año pasado decidí aprender la receta y hacerlo en casa, así podía comerlo cada vez que lo deseaba, compré los ingredientes y comencé a prepararlo una y otra vez… cada vez que veía el famoso comercial con la frase “no podrás sacártelo de la cabeza” me sentía identificada, es que para mí ese postre es una verdadera delicia! Pero debido a mis kilos de más y del poco valor nutricional que aporta, debí controlar mi consumo, pudiendo disfrutarlo tan solo una vez al mes. Es una tristeza realmente poder ser capaz de disfrutar tan poco de algo que me gusta tanto, sin embargo no solo la comida es capaz de poder darme ese placer, hoy en día en mi casa anda una delicia andante de nombre Magdalena, es una exquisita que hace nuestros días tan felices.  Pero hoy quiero hablarles de la delicia que debiéramos disfrutar una vez a la semana, no tiene calorías y es gratis, me refiero a hoy, el día de reposo. Como la mayoría sabe durante el presente año se ha llevado a cabo un plan de área en el que a cada persona se nos entregó una tarjeta con 3 puntos en los que nos debemos enfocar para ser capaces de aumentar la fe en nuestro Padre Celestial y en Su Hijo Jesucristo mediante el fortalecimiento de aspectos que involucran nuestro desarrollo personal y familiar.

Para los presentes que están hoy investigando la iglesia permítanme explicarles que es el día de reposo para nosotros. Antes de la resurrección de Jesucristo, el día de reposo conmemoraba el día en que Dios descansó después de haber terminado la Creación. En el libro de Génesis leemos que Dios creó los cielos y la tierra en seis períodos a los cuales llamó días: Y acabó Dios en el día séptimo la obra que había hecho, y reposó el día séptimo de toda la obra que había hecho. Y bendijo Dios el día séptimo y lo santificó, porque en él reposó de toda la obra que había creado y hecho. (Genesis 2:2-3) Ahora el día de reposo también conmemora la expiación de Jesucristo mediante la Santa Cena.

Antiguamente había mucha confusión de lo que se podía hacer, algunos líderes judíos en la época de Jesucristo impusieron muchas reglas innecesarias en cuando a este día, desde cuanto podían caminar e incluso si podían o no sanar a enfermos, ellos empezaron a criticar a Jesucristo por hacer milagros y prestar servicio en el día de reposo, pero él les enseño que  El día de reposo fue hecho por causa del hombre, y no el hombre por causa del día de reposo (Marcos 2:27) eso significa que fue hecho también para nuestro beneficio, para que así como él descanso de la creación, nosotros podamos descansar de lo ajetreado del mundo y a su vez recordarle, hay veces que al igual que los fariseos de la antigüedad estamos tan pendientes de que debemos hacer o no ese día, que me gusta mucho una cita del presidente Russell M. Nelson en la cual deja tan claro lo que debemos hacer “No fue sino hasta más adelante que aprendí de las Escrituras que mi conducta y mi actitud en el día de reposo constituían una señal entre mi Padre Celestial y yo. Con ese entendimiento, ya no necesité más listas de lo que se podía y no se podía hacer. Cuando tenía que tomar una decisión en cuanto a si una actividad era o no era apropiada para el día de reposo, simplemente me preguntaba a mí mismo: ‘¿Qué señal quiero darle a Dios?’. Esa pregunta hizo que mis opciones respecto al día de reposo fueran bien claras” (Liahona Mayo 2015)

Ya sabemos que es el día de reposo y que debemos hacer, ahora nos falta averiguar cómo lograr que este día sea una delicia para cada uno de nosotros, permítanme comentarle algunas de las cosas que he puesto en práctica y que me han resultado de maravillas.

1ro Planificar: Hay una canción de la primaria que se dice “Todo el sábado procuramos quedar listos para el domingo. Debemos toda la casa limpiar para no trabajar hasta el lunes. Hay que lavar y planchar también y acabar con los otros que-haceres. Luego un baño todos nos damos al fin para ir a la Iglesia el domingo.” Una canción que siempre escuchábamos y cantábamos en mi casa cuando niña y que no le había prestado la atención necesaria, cada vez que preparaba antes las cosas, algo tan simple como dejar la ropa lista, ayudaba a que pudiera llegar temprano  a la capilla, también como familia el planificar visitar a nuestras familias o a nuestros amigos hacía que ansiara la llegada del domingo.

2do Disfrutar: En los últimos años he visto constantemente en las redes sociales #Fomingo de seguro han visto lo mismo que yo, que triste que el día hecho para nosotros y para recordar al Señor sea nombrado como algo fome, ayer me puse a revisar algunas publicaciones con ese hashtag y encontré uno muy interesante de una persona x que dice “El modo Fomingo es una condición mental. Todo puede cambiar con algo rico y distinto” y pensé… tiene toda la razón, porque leer las escrituras en tu casa es muy distinto a salir con toda tu familia al parque cercano y sentarse en una manta junto a un árbol en una fresca tarde primaveral, tomando una limonada bien helada, leyendo y comentando las historias del libro de mormón o buscar información de tus antepasados en internet, cuando puedes reunirte en la casa de tu abuela junto a tus tíos y primos en una rica once que esté llena de historias y fotografías de tus antepasados. Se trata de hacer las mismas cosas que nos han enseñado que debemos hacer un día domingo pero que si cumplimos con el primer paso de planificar, sin dudas les prometo que lo van a disfrutar al máximo.

3ro Descansar: Una de las cosas que más cuesta es desconectarse del mundo, principalmente de nuestros teléfonos inteligentes, entre Facebook, whathapps, instagram y las noticias, uff resulta que quedamos conectados completamente de ese pequeño aparato y no es que esté en contra de la tecnología, porque es algo que me encanta y creo que en el evangelio ha sido un gran aporte para compartir nuestras creencias, muchas veces he compartido frases de discursantes que me han parecido inspiradoras, pero hay momentos en que me pregunto ¿Será necesario que ese aparato esté a nuestro lado? Imaginen todo lo que acabo de mencionarles, esos agradables domingos terminarlos con una buena conversación entre esposos mientras están acostados, conversando de los discursos, de lo que sintieron mientras tomaban la santa cena o de lo bien que lo pasaron en familia mientras leían las escrituras o hacían su historia familiar y lo tanto que aún tienen por hacer y de repente llegan los niños a acompañarlos en la conversación, todos acostados riendo y descansando de la todo lo que significa comenzar otra semana. Sin duda van a querer repetirlo la próxima semana con algunas variaciones, pero con el mismo sentido de un día de reposo, a eso yo le llamo ¡una delicia de domingo! Un día que “no podrán sacárselo de la cabeza”


Si se dan cuenta es sólo un día a la semana que se nos pide dejar de lado el ajetreo del mundo y poder participar de la Santa Cena, así como el pedido que Jesús hizo a sus discípulos de quedarse y velar con Él en el Getsemaní (véase Mateo 26:38) se nos hace ahora Domingo a Domingo. Pienso en todas las veces en que al igual que los discípulos me quedé dormida y no velé con él cuando más lo necesitaba y espero que desde hoy en adelante pueda ser mejor discípula y lograr hacer de cada domingo una delicia para mí, para mí familia y para él.

jueves, 2 de abril de 2015

Conferencia General n°185




La Conferencia General siempre ha sido una grandiosa oportunidad para recibir revelación, de lo que el Padre Celestial y su hijo Jesucristo esperan de nosotros como miembros de su iglesia, prepararnos para recibir esa instrucción es tan importante como asistir y escuchar las palabras de los profetas vivientes. Muchos se preguntarán cómo pueden lograr una preparación eficaz, algunos necesitan respuestas a las oraciones, otros guía para lograr sus metas y proyectos o simplemente consuelo para sus tribulaciones, para lograrlo es necesario saber y conocer lo que realmente necesitamos, una buena práctica es escribirlo en nuestro cuaderno de apuntes de la conferencia, orar para recibir la instrucción y por sobre todo prestar atención a las impresiones del Espíritu Santo y anotar las revelaciones que tengamos a lo largo de cada sesión. 

Además de prepararnos previamente, también es necesario un ambiente reverente en dónde podamos sentir la influencia del Espíritu Santo, es por eso que hoy quisiera ayudar a quienes son padres, sé que es difícil mantener la reverencia de los niños durante 2 horas, pero tampoco es imposible si uno se prepara y lleva el material indicado para entretenerlos, no es la idea tenerlos sentados sin hacer nada, porque su naturaleza es de querer descubrir su entorno, pero creo que tampoco es bueno dejar que deambulen por todos lados sin la supervisión de adultos y por sobre todo gritando y corriendo como lo he visto muchas veces. Como padres es nuestra labor enseñar a nuestros hijos sobre la importancia de la reverencia y a su vez permitir que los demás hermanos puedan sentir el Espíritu Santo en ese instante de instrucción.



Les dejo algunos materiales con ideas para que puedan disfrutar en familia de la próxima conferencia (para adultos, jóvenes y niños).

Útiles necesarios
- Impresora
- Lapices de colores
- Bolígrafo

Descarga AQUÍ (si tienen problemas al descargar, me escriben y lo soluciono inmediatamente)

martes, 20 de mayo de 2014

Toda Prueba una Bendición


A fines del año pasado experimentamos la primera gran prueba como familia Fuentes Troncoso, teníamos el gran deseo de ser padres y de poder compartir todo el amor que teníamos. Cuando nos enteramos que estaba embarazada rebosábamos de felicidad, pero el embarazo tuvo  complicaciones que termino en una pérdida, fue bastante doloroso tanto física y emocionalmente.
Así como nosotros muchos de ustedes deben estar pasando por dificultades similares o aún más complejas que nuestra prueba,  para todos ustedes quisiera compartir 4 verdades que reforcé durante este tiempo.

1ro Las oraciones son escuchadas: Cuando comencé con los síntomas de pérdida con Felipe oramos mucho pidiendo que se hiciera su voluntad y que nos ayudará a comprender esa voluntad, cuando ocurrió todo y a pesar de la tristeza, yo había puesto mi confianza en Él y sabía que Él me había escuchado.
La hna. Jean A. Steven en la última conferencia compartió lo siguiente: "No toda oración es contestada tan rápido. Pero en verdad nuestro Padre nos conoce y escucha las súplicas de nuestro corazón. Él lleva a cabo Sus milagros una oración a la vez; una persona a la vez. Podemos confiar en que Él nos ayudará, no necesariamente en la forma que deseamos, sino en la manera que mejor nos ayudará a crecer. Someter nuestra voluntad a la Suya puede ser difícil, pero es esencial para llegar a ser como Él y encontrar la paz que Él nos ofrece."  (No temas.. yo estoy contigo)
Esa es la clave “Someternos a su voluntad” fue así como el Padre nos ayudó para afrontar nuestra adversidad en ese entonces, al hacerlo mi pena sano y obtuve  mayor paz para comprender que si eso era lo que debía pasar había que seguir adelante firme y constante.

2do Si nos acercamos al Señor Él siempre nos consuela: No puedo imaginar cómo sería todo si no hubiera tenido el evangelio en mi vida y sobre todo si no me hubiera allegado a Él en busca de su ayuda, el señor mismo nos prometió  su compañía con las siguientes palabras “… allí estaré yo también, porque iré delante de vuestra faz. Estaré a vuestra diestra y a vuestra siniestra, y mi Espíritu estará en vuestro corazón, y mis ángeles alrededor de vosotros, para sosteneros.” (DyC 84:88)
Durante el transcurso del tiempo he visto como grandes personas han puesto también su confianza en el Señor uno de ellos fue un amigo que se encuentra sirviendo una misión. Durante sus inicios se enteró de que su padre estaba muy enfermo y que solo le quedaban días de vida, él tuvo el permiso para despedirse de su padre, quien murió justo después de poder verle, en los funerales pude ver y escuchar como el poco tiempo de misión lo había hecho madurar y comprender aún mejor el plan del Salvador, mi amigo regreso a servir su misión y a cumplir a pesar de esa gran adversidad en su vida. También he visto como muchos amigos se han alejado del camino, a veces por pequeñas cosas o simplemente por no recurrir al Padre en épocas de adversidad. Si tan solo pudiéramos entender como el  Señor nos dice contantemente: “No temas, porque yo estoy contigo; no desmayes, porque yo soy tu Dios que te fortalezco; siempre te ayudaré; siempre te sustentaré con la diestra de mi justicia.” (Isaías 41:10)
Él nunca nos dejara solos, al acercarnos más a Dios podemos ser capaces de ver que las pruebas de nuestra vida no serán más que pinceladas de malos momentos comparados con una gloriosa eternidad.

3ro las pruebas nunca acaban: Esta es una de las verdades que he podido experimentar en el transcurso de mi vida, quizás muchas veces he llegado a pensar “¿por qué son tantas dificultades las que se deben experimentar, por qué si he tratado de hacer lo bueno?, muchas de esas pruebas que he experimentado se presentan como resultado de decisiones de quienes más amo. El presidente Eyring en uno de los discursos que ha tocado enormemente mi corazón dijo lo siguiente: No puedo prometerles que se acabarán sus adversidades en esta vida; no puedo asegurarles que sus tribulaciones les parecerán como si fueran sólo un momento. Una de las características de las pruebas de la vida es que parecen hacer que los relojes anden más lentos y luego, hasta parecen casi detenerse.” (Montañas que ascender discurso abril 2012)
Hace un mes aproximadamente la esperanza de estar embarazada volvieron, el milagro de vida que buscábamos nuevamente se hacía posible, no imaginábamos que nuestra felicidad se vería nuevamente opacada, comenzaron los síntomas que tanto temía volver a sentir y a ver, era otra perdida, fue entonces cuando pude recordar las palabras del Señor que fueron pronunciadas al Profeta José Smith, pero que llegaban a mí con tanta claridad “Hija mía, paz a tu alma; tu adversidad y tus aflicciones no serán más que por un breve momento; y entonces, si lo sobrellevas bien, Dios te exaltará; triunfarás sobre todos tus enemigos.” (DyC 121: 7-8)


4to Siempre podemos sacar provecho de las adversidades: Allegarnos al Padre y poder confirmar nuestra fe en Jesucristo son unas de las bendiciones directas que obtenemos cuando afrontamos de buen ánimo las pruebas en la vida. Nunca había analizado el propósito de cada una de las adversidades que me han tocado afrontar a largo de mis años, hoy puedo decir que cada una de ellas me han ayudado a poder afrontar de mejor manera cada una de las etapas que aún están por venir, inclusive la que acabamos de vivir como familia no ha acercado enormemente como matrimonio y sobre todo nuestra confianza en Dios ha crecido día a día, en la guía de estudio para las escrituras se define con mejor claridad y dice que “Por medio de la adversidad -las tribulaciones, los problemas y la angustia-, el hombre tendrá muchas experiencias que le conducirán al desarrollo espiritual y al progreso eterno si se vuelve al Señor.” Puedo decir que realmente las adversidades son una bendición, que si aún tengo muchas pruebas más por pasar, las espero con ansias para poder obtener ese progreso personal, sé que simplemente debemos allegarnos al Señor, confiar en su sabiduría y por sobre todo en que Jesucristo nos comprende con mayor claridad que cualquier otra persona en esta vida, Él dio su vida para poder ganar ese título de consolador, Él nos alienta y sabe cada una de las cosas que estamos pasando, porque Él también las paso. En el nombre de Jesucristo amén.

jueves, 28 de noviembre de 2013

¿Voluntad Forzada o Fuerza de Voluntad?

Cuando redactaba este mensaje me inspiré con esta canción que me gustaría que escuchen mientras leen a ver si así sienten lo que yo sentí al escribir...




Hace unos seis meses me daba cuenta de lo gordo y ancho de mi cuerpo en comparación a cuando estaba aun soltera, entonces comenzamos con Felipe a correr lo cual duro solo una semana, yo por otra parte empezaba una rutina de ejercicios que nunca continué. Seguía comiendo en las noches con los amigos alimento que solo aportaba más y más grasa. Hasta que hace unas dos semanas me miré y me dije "ya basta de gordura, necesito estar mas saludable!", así que comencé con ejercicios (Zumba, trote, máquina) y por sobre todo a comer como corresponde, debo decir que NO me a costado tanto como cuando comencé la primera vez, mi rutina de ejercicios no se tranza, tengo mayor energía y ganas de alimentarme nutritivamente, las consecuencias han sido muy buena ha pesar del poco tiempo que llevo haciéndolo, pero por sobre todo me siento bien porque he logrado esa fuerza de voluntad que tanto anhelaba, es que no es lo mismo cuando te obligan a hacer algo que cuando lo haces por ti, por tus ganas de cambiar. 



Ayer estuve analizando mucho todo el cambio que estoy teniendo en estas semanas no pude evitar relacionarlo con algo del evangelio que sentí la impresión de compartirlo con ustedes. Y aquí estoy dándole al teclado para que puedan comprender y sentir aquello que quiero compartir, en especial a quienes sienten que sus debilidades son mas fuertes que ustedes mismo y que nos les permiten seguir firmes en el evangelio.

En el libro de mormón encontramos la breve historia de Coriantón hijo de Alma (Alma hijo de Alma el que fue sacerdote del Rey Noé) quien se fue tras una mujer de mala reputación llamada Isabel (Alma 39: 3). Luego de haber hecho eso fue reprendido por su padre, pero aun así él seguía teniendo muchas dudas en relación al evangelio las cuales fueron aclaradas por Alma. Pero lo que me llama mas la atención de Coriantón, es que no se le vuelve a mencionar hasta el capítulo final del "Libro de Alma" con la siguiente frase " ... había partido para la tierra del norte en un barco, para llevar provisiones a la gente que había ido a aquella tierra." (Alma 63:10) Al pensar en esto me di cuenta que tiene mucho sentido esa breve historia, Coriantón al ser un hombre sin la responsabilidad de un cargo de apostolado o profético, al igual que nosotros SÍ fue llamado a predicar el evangelio, pero también contaba con debilidades de un hombre natural, pero me gusta leer que luego de haber sido amonestado por su padre el siguió firme en el evangelio. Creo que esa voluntad que le forzó su padre para que meditara en cuanto al evangelio, ayudo a que él pudiera tener su propia fuerza de voluntad y cambiar porque él así lo quería.

Desde épocas muy antiguas el mundo ataca a quienes tratan de seguir las enseñanzas de Cristo, una ejemplo perfecto lo encontramos en tercer Nefi: "Y también hubo causa de mucha tristeza entre los lamanitas; porque he aquí, tenían muchos hijos que crecieron y aumentaron en años hasta actuar por sí mismos, y unos que eran zoramitas los indujeron, con sus mentiras y sus palabras aduladoras, a unirse a esos ladrones de Gadiantón." Hoy no existen Zoramitas pero si hay muchas modas que inducen a seguirlas y que si no nos mantenemos firmes en nuestras creencias no pueden tomar y nunca dejar.

También se que muchos de nosotros tenemos grandes debilidades al igual que Coriantón, muchas de las cuales nos entristecen, lo importante es ser fuerte y vencer esa debilidad, no digo que va a ser algo que cambie de un momento a otro tan fácilmente, requiere un proceso de arduo trabajo en que nuestra debilidad se convierta en fortaleza, una de las claves la da Éter "y si los hombres vienen a mí, les mostraré su debilidad. Doy a los hombres debilidad para que sean humildes; y basta mi gracia a todos los hombres que se humillan ante mí; porque si se humillan ante mí, y tienen fe en mí, entonces haré que las cosas débiles sean fuertes para ellos." (Éter 12:27) 

Las debilidades pueden presentarse en cualquier tipo de forma, física, emocional, carnal, de consumo, etc. es por eso que otra de las claves para afrontarlas podemos encontrala en uno de sus tantos discursos de el Elder Russell M. Nelson: "A veces la necesidad de perseverar se presenta al afrontar un problema físico. Cualquiera que padezca una grave enfermedad o los achaques de la edad tiene la esperanza de poder perseverar hasta el fin de tales aflicciones. La mayoría de las veces, los problemas físicos sumamente difíciles también van acompañados de retos espirituales."

Quiero dejarles con los mejores deseos para ustedes quienes tienen grandes pesares por sus debilidades, pero también a ustedes que sienten que su debilidad es nada en comparación con las que tiene algún familiar o amigo, que sufren por causa del pesar de quién esta vagando en el mundo por no encontrar el camino de vuelta casa o si conocen a alguien que trata y trata de hacer de lo débil algo fuerte de sobrellevar, a todos ustedes que se preocupan de su prójimo en dificultades les digo..no les dejen de lado, luchen junto con ellos, ayudenlos a perseverar con fe, sean como Alma, impulsen a hacer lo bueno hasta que por ellos mismos logren esa Fuerza de voluntad para lograr aquel cambio, ustedes no estarán solos en esta batalla porque el Padre Celestial les cubrirá con su amor y les consolará a través de su Santo Espíritu, tengo la convicción de que así es y será para ustedes, si tan solo ejercen esa fe aunque sea como un grano de mostaza, Él les ayudará para siempre y por siempre.



Flacos
Año 2011
Gordos
 Año 2013


viernes, 25 de octubre de 2013

Una prueba de Fe

En mi gran familia se encuentra mi abuela,  lleva más de 80 años de vida, fuerte e inmutable al igual que un Roble, ella permanece en el evangelio que heredo a toda su progenie a pesar de las dificultades que ha pasado a lo largo de sus años. Hace un tiempo cuando las cosas no marchaban bien y yo me preguntaba porque siempre debíamos pasar por cosas tan duras me enseñó una gran lección. Ella dijo "si miramos a nuestro alrededor todos están pasando por un mal momento en sus vidas, hay quienes lo pasan peor que nosotros he incluso no tienen el evangelio en sus vidas".

Cuando me enteré que estaba embarazada fui tan feliz junto a mi amado esposo, podríamos tener más integrantes en nuestra familia y compartir esa enorme cuota de amor que abunda en nuestro entorno, los días pasaron y me enteré que mi embarazo estaba con problemas y que posiblemente perdería al bebé, con Felipe comenzamos a orar para poder entender la voluntad del Padre Celestial en cuanto a la venida de nuestro pequeño o pequeña, continué con los exámenes hasta que definitivamente el Doctor nos dio la noticia que quizás esperábamos pero que con un poco de esperanza nuestro deseo era que no fuera cierto, "nuestro bebé había muerto y tan solo queda esperar a que mi cuerpo lo expulse". Fue una noticia muy amarga, preguntas como ¿Por qué a nosotros si anhelamos ser padres? ¿Algo anda mal con mi cuerpo? ¿No fui capaz de cuidarme lo suficiente?, fue inevitable que las lágrimas rodearan mis mejillas, pero cuando recordé que había puesto mi confianza en el Padre Celestial comprendí que simplemente no era el momento y que debía prepararme mejor, para cuando nuevamente ese espíritu necesite venir a la tierra a ser parte de nuestra vida familiar. 

Al recordar las palabras que mi abuela me dijo en esa ocasión, he podido observar el entorno y las dificultades que en el mundo se presentan y puedo decir que la vida no es fácil de sobrellevar, pero que cuando miramos a nuestro alrededor y olvidamos nuestro pesar y damos la mano a nuestro prójimo, todo es mucho más llevadero, porque no seremos los primeros ni los últimos que pasaremos por dificultades, ésta es la esencia de vivir aquí en la tierra, experimentar esos pesares para poder recibir y dar consuelo a quienes más lo necesiten, es lo que Jesucristo hizo al tomar un cuerpo físico y vivir en medio de la humanidad, siendo un hombre perfecto, expió por nuestros pecados para llegar a ser... nuestro GRAN CONSOLADOR.


jueves, 12 de septiembre de 2013

Vida saludable


"La buena salud es una parte importante de ser autosuficientes. El proteger nuestra salud nos permitirá alcanzar nuestro potencial divino y servir a los demás con más eficacia. La forma en que tratamos nuestro cuerpo afecta a nuestra salud espiritual y nuestra capacidad para recibir la guía del Espíritu Santo. Con el fin de conservar nuestra salud, debemos obedecer la Palabra de Sabiduría, comer alimentos nutritivos, hacer ejercicio con regularidad y dormir lo suficiente."

Hermanas del barrio que participaron en la actividad.

Les dejo una rutina fácil y sencilla para que puedan hacer en sus casas y así ir mejorando su vida saludable. Disfrútenlo!!




lunes, 26 de agosto de 2013

Predicar el evangelio bendice nuestras vidas


La lectura siempre ha sido una buena amiga en mi vida, uno de los libros que me gustó de pequeña fue El Principito de Antoine de Saint-Exupéry, cursaba cuarto básico cuando en el texto de Lenguaje encontré un fragmento que me pareció interesante al leer, luego de eso fui donde mi madre a preguntarle si lo conocía, para mi mayor sorpresa era uno de los favoritos de ella y lo teníamos en casa, así que pude ser capaz de leerlo. Con el tiempo olvide un poco la trama y volví a retomar su lectura, esta vez a una edad más madura, fue cuando las palabras tomaron mayor sentido.  Para poner en contexto a quienes nunca han leído este libro, el principito era un niño de un planeta muy pequeño, durante el libro él explora otros planetas de los cuales aprende algo nuevo de cada habitante. Hoy solo quiero referirme a una de las tantas frases famosas e interesantes de analizar del Principito que dice: “No encontrarás la paz si no cambias las cosas. Si no te conviertes tú mismo en vehículo, vía y movimiento”

Esta frase la encontré muy conveniente para poder explicar la temática de mi discurso, es por eso que a medida que avance en mi oratoria, volveré a utilizarla nuevamente.

Hubo un tiempo en que mi deseo por salir a la misión fue muy grande así que abrí mi carpeta y comencé a realizar mis exámenes y las entrevistas con mis líderes, en el mismo tiempo en que estaba casi todo listo para enviarla conocí a Felipe, empezamos a salir y a conocernos mejor, pero me perturbaba pensar en sentir algo por él, yo quería ser misionera de tiempo completo, pero el Padre Celestial en su eterna sabiduría quiso algo distinto, entonces luego de mucha oración  tomé la decisión de quedarme y seguir con Felipe para ver que nos depararía el futuro, ahora ustedes ya saben que paso, ¡me atrapo y me casé!

El apóstol Marcos en el nuevo testamento enseñó: Id por todo el mundo y predicad el evangelio a toda criatura. (Marcos16:15) ¿Cómo lo hacemos posible si no somos llamados como misioneros de tiempo completo o cómo seguimos ese mandato cuando el período en el que fueron misioneros ya acabo? En la actualidad hay más de 7.000 millones de personas en el mundo, pero según el informe dado en la última conferencia solamente 58.990 son misioneros de tiempo completo de un total de 14.782.473 miembros. Debido a estas cifras tan contrastantes es que a los miembros de la Iglesia se les invita a compartir el Evangelio con sus amistades, naciendo la famosa frase cada miembro un misionero a fin de que más personas tengan la oportunidad de aprender de Jesucristo de una manera personal y significativa. El compartir el Evangelio surge como resultado natural de observar las bendiciones del Señor en nuestras vidas y querer compartir esas bendiciones con los demás.

¿A quién compartir el evangelio? El Élder Neil L. Andersen da la clave: Les prometo que cuando oren para saber con quién hablar, les vendrán nombres y rostros a la mente, y se les darán las palabras que tendrán que decir justo en el momento en que las necesiten. Se les presentarán oportunidades, la fe superará la duda, y el Señor los bendecirá con sus propios milagros.

Al compartir el evangelio con otras personas las dudas de ellos comenzarán a salir a la luz y con ellos también las preguntas, El apóstol Pablo aconsejó: “Estad siempre preparados para responder con mansedumbre y reverencia a cada uno que os demande razón de la esperanza que hay en vosotros” (1 Pedro 3:15) Es por esto que es de suma importancia el estudio personal del evangelio.

Cada día somos bombardeados de una enorme cantidad de información en nuestros correos electrónicos, Facebook, Twitter, Whatsapp, etc. ¿Por qué no ser nosotros quienes compartimos información valiosa sobre nuestras creencias? Durante el transcurso de estos últimos años, los apóstoles y profetas, ya sea en conferencias o charlas han instado con mayor frecuencia la importancia de compartir el evangelio a través de las herramientas que ofrece internet en conjunto con las redes sociales. En la conferencia de Octubre del 2011 fue cuando esa invitación llego a mis oídos, al igual que a los de muchos de ustedes. Yo ya había comenzado a escribir en mi blog hace unos años atrás, pero solo en algunas ocasiones compartía algo del evangelio, luego a fines del año pasado decidí crear otro blog en el que pudiera relatar un poco la vida de una Santo de los Últimos días y mostrar al mundo lo bien que me hace vivir el evangelio. He podido ver como mis publicaciones han sido leídas por personas de diversas partes del mundo  desde América del Norte al Sur e inclusive de Alemania y Rusia. En una de esas publicaciones tengo el siguiente comentario: la verdad no te conozco, pero gracias por compartir estas palabras tan especiales, estoy a punto de partir a la misión, muchas gracias por lo que compartes, nos motivas, nos ayudas a comprometernos más..!!
gracias

El no salir a una misión de tiempo completo no impidió ir por todo el mundo y predicar el evangelio, pero que gran bendición he recibido al poder saber que puedo ayudar a otros a fortalecer sus testimonio por medio de la web o inclusive dar a conocer mis creencias, desde que cambié mi Status Quo he encontrado paz conmigo misma al saber que he puesto un grano de arena a la obra del señor, vuelvo a mencionar  “No encontrarás la paz si no cambias las cosas”, la clave para poder predicar es cambiar aquellas cosas que van mal, si no tenemos un testimonio, entonces busquemos esa confirmación, si nuestro conocimiento del evangelio no es completo, estudiemos y leamos las escrituras, nunca es suficiente para saber de las maravillas que el Padre tiene preparadas para nosotros, alcemos la voz y movamos nuestros dedos al compás de la tecnología para poder predicar a otros y llegar a más personas en el mundo, o si la tecnología no es lo que mejor sabemos hacer, pues compartamos con aquellos a quienes estimamos y nos rodean, como dijo el Principito “No encontrarás la paz si no cambias las cosas. Si no te conviertes tú mismo en vehículo, vía y movimiento” seamos ese vehículo, esa vía y ese movimiento en las manos del Señor, les aseguro que las bendiciones llegarán a su vida, porque el Espíritu Santo morará en nosotros, porque al estar rodeado de buenas obras seremos bendecidos como familias, estaremos felices por hacer las cosas de mejor manera y tendremos esa paz interior que solo el Señor da (Juan 14:27). 

 Una foto tomada de la capilla del barrio que asisto

 Con mi hermano y mi esposo