lunes, 4 de marzo de 2013

Requisitos para un compañero Eterno


Encontrar a mi compañero eterno dentro de los parámetros SUD, ha sido la mayor bendición en mi vida, al reflexionar sobre ello, cabe mencionar que los requisitos que un día establecí han proporcionado un ancla en nuestra vida familiar, que han sostenido y mejorado nuestras imperfecciones humanas.

Desde que tengo memoria, recuerdo que mis padres me inculcaron la importancia de tener un compañero eterno con los mismos valores y creencia, luego fui creciendo y mis líderes enseñaban la importancia de llegar al Santo Templo para ser sellada por la Eternidad junto a mi futura familia. En el transcurso de mi juventud el peso de esas enseñanzas surtieron efecto en el momento que yo sentía atracción por un joven no miembro, en mi mente se generaba el conflicto de la atracción, pero por otra parte se venía a mi mente las enseñanzas tan arraigadas desde mi infancia, la importancia de "entrar en el nuevo y sempiterno convenio del Matrimonio" no solo por esta vida sino que para siempre, por eso la decisión se volvía cada ves más importante y difícil, no era que la gente no miembro de la iglesia fuera mala, porque si encontré muy buenos amigos, era el simple hecho de que hay convenios que solo se pueden realizar con otros miembros que también han pasado por procesos de conversión y de compromiso con los valores establecidos por leyes Teocráticas.

He podido ver como un yugo desigual afecta al núcleo familiar, como escribió en su epístola a los Corintios el apóstol Pablo "No os unáis en yugo desigual con los incrédulos, porque, ¿qué tiene en común la justicia con la injusticia?¿Y qué comunión tiene la luz con las tinieblas? (1ra de Corintios 6:14)

Aún recuerdo a una pequeña niña con padres miembros de diferentes credos religiosos, ella sufría por no defraudar a ninguno de los dos, pero sabiendo a cual de las dos iglesia unirse, no podía por la incomprensión de uno de sus padres que quería que siguiera su mismo camino. No digo que el hecho de casarnos con alguien de nuestra misma religión traerá una felicidad inmediata y eterna, esto conlleva un trabajo entre ambas partes, de ceder, escuchar y corregir errores, pero creo que el hecho de que dos personas con los mismo valores y enseñanzas a lo largo de sus vida, tendrán mayores posibilidades de lograr el éxito en su vida familiar y por ende las consecuencias serán beneficiosas para los hijos que lleguen a "un matrimonio en donde los padres honran sus promesas matrimoniales con fidelidad completa" (La Familia: Una proclamación para el mundo)

En resumen, me he dado cuenta que algunos de mis requisitos para encontrar mi compañero eterno han surtido efecto en mi matrimonio a pesar del poco tiempo casada, sin duda hoy me doy cuenta de otras cualidades de mi amado esposo, pero me gustaría compartir con ustedes aquellas que me llevaron a que yo pudiera fijarme en Felipe mi esposo y así pensar en salir y tener un noviazgo con él.
  1. Miembro de La iglesia de Jesucristo de los Santo de los Últimos días
  2. Haber nacido dentro del convenio. 
  3. Amar a Dios por sobre todas las cosas
  4. Haber cumplido con una misión de tiempo completo 
  5. Cumplir con sus responsabilidades y llamamiento dentro de la iglesia
  6. Estudiar una carrera
  7. Trabajar 
  8. Fiel poseedor del Sacerdocio
  9. Amarme con todas sus fuerzas
  10. Respetarme
"Los matrimonios y las familias que logran tener éxito se establecen y mantienen sobre los principios de la fe, la oración, el arrepentimiento, el perdón, el respeto, el amor, la compasión, el trabajo y las actividades recreativas edificantes."(La Familia: Una proclamación para el mundo)



Mi familia



Mi nueva familia

No hay comentarios:

Publicar un comentario