martes, 23 de abril de 2013

Gourmet Musical

Hace unas semanas la secretaría de la Sociedad de Socorro, me solicito un diseño de afiche para una actividad que se llevaría a cabo durante el mes para todas las mujeres del barrio, al concluir el trabajo, me dedique a analizar el sentido de la actividad, la idea es que cada hermana pueda llevar una repostería o comida, la que mejor sabe hacer para compartir junto a las demás hermanas del barrio, mientras que otra hermana les enseñaría a dirigir himnos de la iglesia, pensé en que yo si sé hacerlo pero que hay muchas mujeres que no tienen ese conocimiento, en ese preciso instante mi mente se transporto a la Europa a finales del siglo XVIII, cuando las mujeres desarrollaban un papel importante social y moralmente en la sociedad, la idea era formar buenas esposas y educadoras para sus hijos, por lo que ellas debían aprender de la lectura, escritura, el arte de la aguja, música, danza y dibujo y traspasar esos conocimiento a las futuras generaciones. Me imagino que si trasladamos eso a estas épocas en los hogares Santo de los Últimos Días no es tan diferente el propósito que tenemos como mujeres, enseñar buenos principios y hacer de nuestros hogares un pedacito de cielo.

Aún recuerdo la importancia de la música en mi hogar, desde niña escuchaba a mi madre cantando todo el día mientras ordenaba la casa (es una práctica que hasta el día de hoy sigue haciendo) a pesar de que creo que jugaba mas al "cámbiele la letra", siempre podíamos corregirla porque gracias a ella los cassette  de la primaria sonaban una y otra vez que puedo decir que me sé el "noventa porciento" de las canciones que ahí aparecen. También puedo decir de mi madre que al no ser erudita en el piano, nos enseño a mis hermanos y a mi a leer música a poder tocarlas en el piano (que en ese entonces era el órgano de la capilla que ocupábamos mientras esperábamos a mi padre que saliera de las reuniones), nos enseño a dirigir y nos invitó a participar en familia de coros de Barrio, Estaca y Regionales.

Con el tiempo la música ha inspirado diversos escritos y creaciones, ha consolados mi alma en momentos de suma aflicción, a fortalecido mi Fe, testificado de Cristo y a dado conocimiento a mi espíritu, siempre y cuando ha sido la correcta melodía.


Nota: Compartiré mi canción favorita, es la que me inspira y acompaña para cada entrada de este blog.



No hay comentarios:

Publicar un comentario